Rubias contra morenas

El otro día, mirando mi twitter, vi cómo una amiga mía (morena), aludía a un comentario machista y fuera de lugar para anunciar al mundo que hoy tenía un día tonto, con una frase tan apropiada como “Hoy me siento rubia”. Yo no me sentí ofendida en absoluto, y no por mi color de pelo (porque soy rubia desde que tengo uso de razón) pero esa avueltasconelsexo.wordpress.comfrase me dio qué pensar y mis sentimientos fueron más de pena y hastío que de rabia hacía mi propia persona. Porque muchas mujeres están pendientes de hacer daño a otras y ofenderlas SÓLO por sentirse mejor con ellas mismas, en vez de apreciarse a sí mismas tal y como son.

Pero por otra parte, ¿de dónde narices viene ese recelo y esa envidia absurda? Realmente no lo sé, pero igual deberíamos remontarnos a las películas del “destape” español, donde actores como Paco Martínez Soria, Antonio Ozores o Alfredo Landa, salían rodeados de mujeres, muchas de ellas “suecas” (rubias), que se desnudaban con absoluta conformidad mostrando sin motivo aparente sus pechos, su pubis y sus nalgas. Este fenómeno propio del final de una censura dictatorial, ha dejado grandes consecuencias que hoy en día todavía perduran.

De manera que la palabra rubia suena a belleza entre los varones españoles, y si vamos más allá, suena a mujer “fácil” y “pechugona”. De forma que para el resto de las mujeres suena a “guarra” en su sentido más degradante de la palabra y a “mujer fácil y tonta” en todo su esplendor, de forma que con esta definición, ¿quién quiere ser rubia?

avueltasconelsexo.wordpress.comPero supongo que todas las niñas han querido ser rubias alguna vez, porque si miramos en nuestra infancia, caeremos en la cuenta de que era casi imposible encontrar una muñeca morena. Y dentro de esas muñecas, la que más nos marcó con diferencia, fue esa muñeca alta, delgada y pechugona, llamada Barbie. Con una gran sonrisa, una melena rubia, más bien albina y una cintura desproporcionada. Parecía la mujer perfecta, con su casa perfecta, sus vestidos perfectos y su novio perfecto. ¿Cómo no querer ser ella? Pues sí, pero no, porque ser ella significa ser trivial y las mujeres famosas que que han tratado de parecerse a ella han resultado ser mujeres ensiliconadas, superficiales y explosivas, ideal para los hombres, para algunas mujeres, pero no para la mayoría de nosotras. Es decir, que de nuevo volvemos al concepto de rubia que teníamos anteriormente.

avueltasconelsexo.wordpress.comPara que veáis hasta dónde llega esta gran absurdez de rubias y morenas, me remonto ahora al año 2005, donde una conocida firma de champú nos deja un anuncio, que más bien parece una guerra absurda entre mujeres, por el simple hecho de nacer con un vello diferente. Lo curioso es a lo que hace alusión cada una de las partes es a un conjunto de mitos y estereotipos, donde degradan la otra parte y donde se degradan ellas mismas.

La morena se define como la mujer adecuada para una relación formal, aquella con la que no podemos tener sexo de una sola noche. Ella es una mujer casta y pura, no ofrece sexo, sino que es “la madre de tus hijos”. Analicemos sus palabras:

La chica morena, que casualmente aparece muy recatada, con jersey de cuello vuelto, hace alusión a una frase de un musical Los caballeros las prefieren rubias, del año 1953. La frase que cita es: “Sólo por un rato, los hombres las prefieren rubias”. Recalca lo de “sólo por un rato”, aquí os dejo el enlace para que lo analicéis detenidamente.

 

Otra frase de esta misma chica es un “chiste” y un gesto en el que define a las rubias como “cortas”. De nuevo, os dejo el enlace para que observéis esta falta de respeto con tan mal gusto.

¿Y qué pasa con la chica rubia? ¿Trata de justificar su inteligencia? Ni mucho menos, esta chica se limita a no entender una estadística, donde al parecer los hombres prefieren a las chicas morenas por encima de las rubias; considera que esto es debido a la gran afluencia de rubias en los países nórdicos, o a que los hombres están “relocos”, palabras textuales.

Así que sigue por el camino de la morena, donde la morena parece asumir que es menos bella y se decanta por degradar a la rubia por su falta de inteligencia y donde la rubia asume su rol de guapa, sin entrar en más detalle.

Pero lo peor de esto es la cantidad de vídeos que me he encontrado, editados por hombres en su mayoría, donde aprovechan esta absurda guerra para degradarnos e identificarnos como objetos sexuales y no como a personas con las mismas oportunidades y derechos.

Por eso invito a las mujeres a que os sintáis bien tal y como sois, morenas, rubias o pelirrojas. Altas, bajas, delgadas o gorditas. Porque lo importante es sabernos apreciar y saber valorar a aquellas personas que tenemos enfrente, sin prejuicios, ni reproches. Porque la vida es para disfrutarla y sentirse bien.

Irene Abad Rodríguez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s