¿Qué es eso de la regla? Primera parte

avueltasconelsexo.wordpress.comLa regla, la menstruación, el periodo… es algo que acompaña a todas las mujeres la mayor parte de su vida. La media estima que, aproximadamente, desde los 12-13 años hasta los 50-53, las mujeres menstruamos una vez al mes. De hecho, si miras a tu alrededor en estos momentos, muchas de las mujeres que están a tu lado están menstruando: en los primeros días, en los últimos, con abundante flujo menstrual o con escasos resquicios. Sin embargo, ¿quién lo sabe? Probablemente ninguna de ellas atenderá sus molestias y tratará de ocultarlo cuando vaya al baño, escondiendo sus compresas o tampones en el bolsillo u en otra bolsa diseñada para tal fin, para que nadie note que en esos momentos tienen la regla.

La obsesión por ocultar la regla es algo que me ha llamado poderosamente la atención desde que fue mi compañera fiel. En muchas familias, especialmente en aquellas en las que la madre sólo tiene hijos, ésta se esfuerza por que nadie sepa que está menstruando. Podéis hacer la prueba si esto no os parece creíble. Yo lo hice, y efectivamente verifiqué este hecho tan sorprendente. ¿Cómo es posible que durante años no se hayan percatado de que una vez al mes su madre o su esposa menstrúa?, ¿qué estrategias habrá tenido que emplear esa mujer para que nadie note nada? Y lo más sorprendente, ¿por qué? Y aquí volvemos a lo que señalé al principio, ¿cuál es el motivo?, ¿por qué tener la regla es algo tan malo?, ¿por qué ha sido y sigue siendo tabú en pleno siglo XXI?

avueltasconelsexo.wordpress.comA los 14 años recién cumplidos tuve mi primera menstruación. Mi experiencia fue muy negativa, para qué vamos a engañarnos. Para mí, al igual que para muchas de nosotras, tener la regla suponía dejar de ser niña para convertirme en una “auténtica mujer”. Había visto muchas películas que así lo contaban, y recuerdo especialmente que por aquel entonces se estaba retransmitiendo Verano azul (minuto 49′ 28” hasta el 59′ 00”) y que en uno de sus capítulos una de las protagonistas tenía su primer periodo, y con él una transformación integral de niña a mujer a partir de la cual su grupo de amigas y amigos la debían mirar y tratar de otra forma.

Yo, en esos momentos no me sentía preparada para esa transformación, no me apetecía dejar de ser niña para siempre, la verdad. Pero tenía la sensación de que así sería, porque no podía ir en contra de ese fenómeno natural, por lo que tenía que asimilar, a partir de ese fatídico momento, una gran responsabilidad a mis espaldas, dejando de lado y para siempre los juegos que me habían acompañado hasta entonces. Además de ello, sentía que una vez al mes iba a estar “mala”, que era el modo en el que lo denominaban muchas de las personas que se encontraban a mi alrededor, y me aterrorizaba pensar que habría podido heredar las molestias tan intensas que padecía mi madre cada vez que menstruaba. Si a eso le unimos las horripilantes compresas que nos vendían por aquel entonces, que parecían una barra de pan,  tener la menstruación no fue para mí plato de buen gusto, y claro, con este preámbulo, para quién lo sería.

 ¿Por qué nos lo venderían así?, ¿qué implica realmente tener las menstruación?, ¿por qué nadie me habló despacio, sin tapujos y sin tabúes, de ella?

avueltasconelsexo.wordpress.comEsta fue mi experiencia, mi realidad. No todas vivimos nuestra primera menstruación del mismo modo, pero para muchas de nosotras comenzar con la menstruación no es plato de buen gusto. En primer lugar, porque la desconocemos, no sabemos nada de ella, apenas disponemos de información real de algo que formará parte de nuestra vida durante mucho tiempo. Desconocemos la regla y conocemos muy bien la repudia social hacia ella, sin motivos fundados, sin argumentos científicos. Sin nada más que aquellos mensajes que recibimos durante toda nuestra vida, en los que sin saber muy bien por qué nos enseñan que nuestra tarea principal ha de ser ocultarla, ocultar que yo, como la mayor parte de las mujeres del planeta, menstrúo, lo cual nos da pistas de que esta debe ser algo terrible. ¿No os sorprende?

Por eso resulta tan desconcertante, tan desoladora, tan dramática. Es sin duda contradictorio que algo tan natural, que forma parte de nuestra propia biología, de nuestro cuerpo, de nuestra vida… sea tan horrible, ¿no os parece?

Pero no nos engañemos, ese complot general en torno a la menstruación forma parte, como ya mencioné en el artículo anterior, del desapropiamiento de nuestro cuerpo y del control que sobre él ejercen las sociedades patriarcales. Estas son quienes dictan las normas, quienes controlan a las mujeres, quienes utilizan sus cuerpos a su antojo y quienes nos dicen lo que tenemos que hacer, cómo, cuándo y dónde. Y una vez más han conseguido que la menstruación no sea nuestra, sino de los anuncios de compresas y tampones, de la religión, de las ciencias androcéntricas, de las industrias farmacéuticas y de los medios de comunicación, entre otros. Han empleado toda una serie de estrategias, de instrumentos y de actores (donde también participamos las mujeres, claro. No olvidemos que también nosotras estamos “construidas” desde esta ideología patriarcal) para manchar su nombre, para endemoniarlo, asociándolo a suciedad y a enfermedadavueltasconelsexo.wordpress.com e incluso a obscenidad, pero también a fertilidad y sexualidad femenina (lo que ha constituido históricamente uno de los objetos de control. No olvidéis la imposición del coitocentrismo, la ablación, la penalización del aborto o la imposición de la esterilidad para las mujeres con discapacidad).

Por el momento cierro aquí esta reflexión. Os dejo pensando en ello, en vuestra historia personal y en la de aquellas mujeres que forman parte de vuestra vida. Os invito, además, a que os preguntéis qué sabéis de la menstruación, qué opinión os merece y con qué la asociáis. Si podéis ilustrarla, mejor aún, es una buena forma de saber aquello que hemos interiorizado. En la segunda parte del artículo seguiremos reflexionando, aprendiendo y analizando en profundidad este tema sobre el que nos quedan muchas cosas por contar.

Diana Abad Rodríguez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s