Masculinidades 2.0

men-feminism-e1372102217532Gracias a los cambios sociales que la mujer ha ido conquistando a lo largo de los últimos 150 años, están emergiendo, de manera lenta pero segura, un ejército de hombres que experimenta de una manera mucho más sana y funcional su propia masculinidad. Ya son numerosas las asociaciones de hombres que trabajan junto a asociaciones feministas abogando por una igualdad real entre hombres y mujeres.

Las nuevas masculinidades se inspiran en cambios que se centran en: los sentimientos y la escucha. La vieja tradición paternalista que limitaba la expresión de nuestras emociones está cediendo. Ya estamos aprendiendo a expresar nuestras emociones de forma abierta, con una escucha solidaria y empática que nos permite comprender a la otra persona y a nosotros mismos.

Ya no necesitamos expresarnos desde la fuerza, ser hombre ya no significa seguir las normas de comportamiento impuestas por la tradición cultural, ni pensar ni sentir (o no sentir) de una forma específica. Estamos aprendiendo a ser masculinos desde el corazón, sin menospreciar la razón. Ya no cogemos el camino para demostrar quiénes somos, sino que cogemos la oportunidad de ser quienes deseamos ser.

94985669El hombre es hombre y no necesita entrar en competencia para serlo. El modelo de masculinidad patriarcal, que se alzaba sobre la explotación y la negación de la mujer, nos ha modelado reforzando la identidad de hombre frente a cualquier atisbo de debilidad. Pero nos ha creado otras debilidades. Nos ha hecho, durante muchos años, analfabetos emocionales.

Ya no tenemos que negar nuestras emociones, sino compartirlas, ya no tenemos que escudarnos en la rabia y en la agresión, sino pedir ayuda. La verdadera fuerza tiene varios matices, siendo la más recientemente explorada por los hombres la fortaleza emocional.

Las nuevas formas de experimentar nuestra masculinidad nos impulsan a comunicarnos en igualdad de condiciones, buscando relaciones enriquecedoras y cooperativas. Aceptado totalmente a la mujer y reconociendo lo mucho que queda por hacer en este sentido. Nuestra manera de escuchar se ha hecho más sofisticada y empática. Tanto con las mujeres como con nuestros congéneres. Ya sabemos identificar las necesidades emocionales propias y ajenas, participando activamente en la regulación de las mismas. Ya no tenemos que ser los más fuertes, los que no lloramos, los que no mostramos empatía y los que vivimos en un mundo de matar o morir.

2012124517masculinityEn definitiva, hemos empezado a cuestionarnos la masculinidad tradicional y el propio concepto de masculinidad y feminidad. Ya podemos experimentar nuestra propia masculinidad realizando tareas consideradas “femeninas” sin perder la identidad “masculina”.

Y es que experimentar nuestra masculinidad tendría que llevarnos a convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos, en un contexto democrático de igualdad total, empatía y respeto. Actualmente la mayoría de las sociedades todavía siguen valorando el modelo patriarcal. En este sentido los hombres tenemos que ser un elemento de cambio, porque innegablemente, si queremos una sociedad más justa, más democrática y más equitativa, tenemos que reemplazar los modelos masculinos arcaicos basados en el desprecio por la mujer y por los hombres que eligen su propia “masculinidad” al margen de una comunidad machista e injusta.

Eduardo Souto Robles

Anuncios

Un pensamiento en “Masculinidades 2.0

  1. Pingback: A vueltas con los mitos (Parte I) | A Vueltas Con El Sexo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s