El cuerpo de las mujeres (Segunda parte)

Como ya hicimos mención en el artículo anterior, a las mujeres no se les permite ser las dueñas de sus propios cuerpos, y ya desde el mismo nacimiento somos despropiadas de él a través de imposiciones culturales dañinas y normalizadas que ejecutan tanto mujeres como hombres porque es lo que nos enseñaron y es “como debe ser”. En esta ocasión continúo la reflexión ahondando un poco más en este tema, tratando de llamar vuestra atención sobre este cúmulo de atrocidades que se cometen todos los días; atrocidades que permanecen invisibles en nuestra cultura. Atrocidades que aseguran el funcionamiento de un sistema jerárquico que se instaura y se perpetúa a través del ejercicio del poder sobre las mujeres, empleando la violencia y control sobre nuestros cuerpos como herramienta fundamental.

El control de nuestro cuerpo se relaciona, directamente, con la sexualidad y la construcción de esta. La imposición de un modelo hetero-patriarcal dictamina cómo debe ser nuestro desarrollo, comportamiento y conducta sexual, la cual se estructura en función de los placeres y necesidades de los hombres. El coitocentrismo[1] es, sin duda, un ejemplo claro de la base sobre la que se arma la sexualidad. De esta forma, las mujeres hemos sido privadas a lo largo de la historia del disfrute del placer sexual, el cual estaba reservado, únicamente, a los hombres (se inventaron incluso enfermedades para dictaminar que aquellas mujeres que no disfrutasen del coito eran “frígidas”: “Una sexualidad para otros […] reproductora de los otros, escindida y antagonizada en sexualidad procreadora y sexualidad erótica”[2]).

https://avueltasconelsexo.wordpress.com/Pero no nos engañemos. Hoy por hoy este mismo modelo es el que impera, a sabiendas de que nuestra anatomía requiere de estimulaciones diversas, donde el clítoris representa el órgano del placer sexual femenino (os sorprenderéis de la cantidad de chicas adolescentes que no conocen su existencia), y este no necesita del coito en absoluto. Sin embargo, las sociedades controlan nuestro cuerpo y, por ende, nuestra sexualidad, y se creen con el derecho (y lo llevan a cabo de manera legal, esto es, legítima, a la par que obligatoria) de practicar la ablación a las niñas, apoderándose de sus cuerpos. Y dictaminan cuándo las mujeres debemos tener o no relaciones sexuales y emplean métodos violentos e invasivos, como el uso de un pañuelo que perfore el himen y se manche de sangre, para verificar que efectivamente has cumplido con los mandatos de género. Se apoderan de nuestros cuerpos cuando obligan a niñas a casarse y/o mantener relaciones sexuales forzadas con hombres por el simple hecho de ser niñas. Se apoderan de nuestros cuerpos cuando invisibilizan nuestra sexualidad, cuando la manipulan, cuando dictaminan cuántas relaciones sexuales debo tener y en qué condiciones para no ser una “puta”. https://avueltasconelsexo.wordpress.com/Se apoderan de nuestros cuerpos cuando nos acosan en el trabajo, en la calle, en el metro. Se apoderan de nuestros cuerpos cuando nos violan, cuando trafican con mujeres, cuando venden sus productos convirtiéndonos en cosas (fenómeno conocido como “cosificación”, a través del cual las mujeres son desprovistas de todas las características que les hacen humanas para convertirse en cosas). Se apoderan de nuestros cuerpos cuando nos golpean y nos lapidan. Se apoderan de nuestros cuerpos cuando deciden qué puedo enseñar, qué no, cuándo y dónde. Se apoderan de nuestros cuerpos cuando nos obligan a parir vulnerando los procesos biológicos y naturales (violencia obstétrica[3]) o cuando nos dicen cuándo puedo o no ser madre (hoy por hoy, en un país como el nuestro, en el que se presume de desarrollo y progreso; un país que se considera democrático, decide que las mujeres no pueden decidir sobre su propio cuerpo. Quien lo haga será condenada a prisión).

Se apoderan de nuestros cuerpos todos los días, en todos los países, en toda nuestra vida, de todas las mujeres, de formas más o menos sutiles, en función de parámetros culturales. Se apoderan de nuestros cuerpos y no nos permiten que los conozcamos, que los amemos, que los cuidemos, que decidamos sobre ellos.https://avueltasconelsexo.wordpress.com/

Las sociedades patriarcales han inventado un modelo de mujer sumisa, obediente, que debe acomodarse a los intereses y necesidades de los hombres (“Una dama en la calle, una puta en la cama”)[4]. Recibimos mensajes contradictorios sobre lo que debe ser una mujer (buena, empática, dulce, delicada) junto con el patrón de mujer deseada que utilizan los medios de comunicación, esto es, la mujer fatal (que sí puede ser rubia, tonta, con tetas de silicona, depilada hasta las cejas, insaciable y avariciosa, mejor).

A través de estas líneas, y de manera breve, he tratado de llamar vuestra atención sobre este grave atentado a las mujeres, las cuales constituyen, ni más ni menos, que la mitad del planeta. Los ejemplos son muchos, especialmente si consideramos que cada cultura se apodera del cuerpo de las mujeres de forma distinta. El feminismo de los años 60 ya vindicó y exigió la toma de control sobre su nuestro propio cuerpo (“Nuestro cuerpo, nuestro yo”) como piedra angular para defender los derechos y libertades fundamentales de las mujeres. Unas libertades y unos derechos que aún no están conseguidos de manera planetaria (suscribo las palabras de mi admirada Amelia Valcárcel), a pesar de que se empeñen en enviarnos el mensaje contrario.

De cualquier forma, y desde aquí, os invito a que reflexionemos sobre ello sin olvidar nunca y en ningún caso que “En mi cuerpo y en mi vida, yo decido”. 

Anuncios

2 pensamientos en “El cuerpo de las mujeres (Segunda parte)

  1. Pingback: ¿Qué es eso de la regla? Primera parte | A Vueltas Con El Sexo

  2. Pingback: A vueltas con los mitos (Parte I) | A Vueltas Con El Sexo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s