1, 2, 3… ¡Squirt!

57599987Oye, ¿tú sabes qué es eso del squirt? Hasta hace unos pocos años, yo tampoco. De hecho, me da la impresión de que las únicas personas que conocen este término son los profesionales de la sexología, los consumidores de porno (en el que parece que desde hace un tiempo se ha puesto de moda) y las propias squirters. Muchas veces, ni siquiera ellas mismas.

Pues imagina que estás masturbándote, muy excitada, y empiezas a tener una sensación rara, similar a las ganas de hacer pis. No te preocupes: si te dejas llevar, es posible que te suceda lo que se conoce como eyaculación femenina o su término anglosajón, más gráfico, el squirt (si si, literalmente, “chorro”).

puntogEn la pared superior de la vagina, limitando con la vejiga urinaria y a unos pocos centímetros de la entrada, se encuentra una serie de terminaciones nerviosas que parece incluso tener una textura diferente, una zona que, al tocarlo, se distingue del resto cuando la mujer alcanza un alto nivel de excitación. Este punto, o mejor dicho, esta zona de la vagina fue identificado ya hace tiempo. ¿Te imaginas cuál es? Exacto, el famoso punto G. Pues bien, ya en esa época el doctor Gräfenberg se interesó por la eyaculación femenina, un fenómeno que muchas veces ocurría al estimular esta zona: además de tener un orgasmo, las mujeres expelían un líquido de consistencia lechosa y color transparente o blanquecino, con un olor parecido al del flujo vaginal. Permitidme añadir que probablemente no serían las fuentes de litros y litros que se ven en el porno de esta tipología pero, como ya sabemos, no debemos confundir el porno con la sexualidad real.

Hoy en día se han realizado estudios para descubrir de dónde viene y qué es ese líquido femenino y se ha descubierto que su composición se asemeja mucho al producido por los hombres en la próstata. Por lo tanto, queda descartado el mito de que se trate de orina: es una sustancia diferente. Además, no se expulsa por la uretra sino por las glándulas de Skene, situadas en la zona de la entrada de la vagina, cerca del techo y del punto G. Estas glándulas tendrían una función de “próstata femenina” y varían de posición y tamaño dependiendo de cada persona, lo que explicaría las diferencias tanto en volumen de líquido como en la capacidad para eyacular.

En teoría, la eyaculación femenina se produciría (en las mujeres con glándulas de Skene desarrolladas) en situaciones de alta excitación, estimulando la zona G y acompañada de la sensación de incontinencia. En la práctica no existe una fórmula exacta: cada mujer es diferente y cada una tendrá su manera de excitarse, de estimularse y de vivir estas sensaciones.

masturbation1-290x290Las mujeres que lo han experimentado describen un placer adicional al del orgasmo, con mayor intensidad. Así que, si alguna vez te ha pasado, ya sabes que no tienes por qué avergonzarte, es una reacción natural y normal. ¡Disfrútalo!

Y te haya pasado antes o no, si te animas a explorar tu cuerpo buscando esta experiencia, la primera regla es: no te obsesiones. Primero, porque la clave para disfrutar es estar relajada y dejarse llevar, y además porque como ya hemos dicho, cada mujer es un mundo y es igual de natural tener eyaculación como no tenerla. Hay muchas formas de disfrutar de tu sexualidad. ¡Esta es simplemente una de ellas!

Amelia Godoy

Anuncios

2 pensamientos en “1, 2, 3… ¡Squirt!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s